COVIDNOMICS: Perspectivas comerciales desde una óptica multidisciplinaria

COVIDNOMICS: Perspectivas comerciales desde una óptica multidisciplinaria

Ante la epidemia de COVID-19, los Asociados de TradeTankMx comparten sus perspectivas respecto de los efectos que observan en el comercio y la economía globales.

[Proyecto coordinado por Renata Zilli, con la participación de Alcira Gómez, Jorge O. Armijo, Rosángel Hernández, Ana Paula Sandoval, Vanessa R. Camarillo, Yolloyeztzin Díaz y Jorge Pérez]

 

 

La declaración de Angela Merkel acerca de que Alemania no ha enfrentado una mayor amenaza como la epidemia global por el COVID-19 desde la Segunda Guerra Mundial ha sido contundente y escalofriante para el resto del mundo.  Igual de impactante ha resultado observar las recientes estadísticas del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, donde la cifra de solicitudes por desempleo ha alcanzado niveles sin paralelo en su historia. En el continente asiático, aunque China retoma el control de la epidemia, su recuperación económica será aún más prolongada.

 Por ello, es pertinente analizar las perspectivas generales para la región de América Latina, dada su interdependencia y complementariedad económica con las potencias globales, que se encuentran ante una inminente recesión económica. 

 A raíz de la pandemia, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ha estimado que el PIB regional tendrá una contracción del -1.8%. Entre otros aspectos, como resultado de la alta dependencia de exportaciones de materia prima, las cuales podrían que podrían ver sus precios afectados, dada la volatilidad en los mercados. En materia de inversión, los flujos de capitales también se reducirán a escala global, poniendo presión en  las divisas locales, obligando a los Bancos Centrales a implementar políticas monetarias que pongan el balance entre el tipo de cambio y por supuesto, la inflación.

A ello, le añadimos una contracción de la demanda interna que, a su vez, tendrá un impacto directo en el empleo. En este rubro, la CEPAL estima una tasa de desempleo regional cercana al 10%.

Dada su dimensión global, la respuesta a una crisis de esta índole se encuentra en el multilateralismo flexible y ágil que permita trasladar recursos de donde existan a donde se necesiten. Sin embargo, el proteccionismo comercial ofrece una tentadora alternativa para algunos gobiernos que ven en el cierre de fronteras y la limitación de exportaciones una manera de garantizar su autosuficiencia. 

El COVID-19 será el elemento que revele la necesidad de una actitud regional. Lo que está en juego es la vida de millones de seres humanos.

» » » @renata_zilli « « «

 

La enfermedad COVID-19 ha trascendido rápidamente las fronteras, tomando por sorpresa a los gobiernos del mundo, quienes venían lidiando en los últimos años con el debate entre la globalización y la “desglobalización”. 

Desde el surgimiento de los primeros casos a finales de 2019, la atención prioritaria se centró en la emergencia sanitaria, misma que ha desencadenado también en una emergencia  comercial internacional ante la disrupción en las cadenas globales de valor, en particular por la falta de suministros médicos. Al respecto, hace unos días los líderes del G20 se comprometieron a garantizar el flujo de suministros médicos vitales, ¿pero quién está negociando con quién? 

Además de algunas iniciativas conjuntas como la de Nueva Zelandia con Singapur, Canadá, Australia, Chile, Brunéi y Myanmar, las economías más influyentes no están mostrando señales concretas de cooperación comercial internacional. 

No es difícil notar que quienes están ausentes son los países que son competidores directos en la venta y compra de los suministros médicos más demandados por la emergencia. Son nueve países -Alemania, Suiza, Estados Unidos, Bélgica, Países Bajos, China, Reino Unido, Francia e Italia- los que concentran más del 60% de las exportaciones e importaciones (de acuerdo con datos para el 2018 de TradeMap ITC). Sucede, además, que estos países  concentran el 65% de los casos reportados por coronavirus (según datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades al 2 de abril). Da la impresión de que éstos países se encuentran en una variación del dilema de Heinz, en el que se debaten entre tomar acciones contundentes y rápidas por el bien común o controlar las rentas de sus propias ventajas comparativas.

La realidad de las cosas es que esta situación nos demanda considerar los intereses del otro como si fueran nuestros y viceversa –aludiendo un poco a Savater-. La realidad de las cosas es que la falta de cooperación global efectiva no hará más que agravar la crisis de salud pública. 

» » » @alciragh « « «

 

La entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) ha sido uno de los momentos más esperados en los últimos años para la región de América del Norte, donde habita el 7% de la población mundial y se realiza el 16% del comercio global. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 ha cambiado nuevamente el panorama sobre el futuro de este acuerdo comercial.

 Ciertamente, la epidemia global aceleró el proceso de aprobación legislativa del tratado en el Parlamento canadiense. Esto permitió a Canadá concluir su proceso jurídico interno en un solo día (13 de marzo de 2020), justo cuando el Parlamento decidió suspender la sesiones como una medida para contener el contagio. Sin embargo, en Estados Unidos los sectores productivos y el Senado de mayoría republicana presionaron a la Oficina del Representante Comercial (USTR) con el objetivo de retrasar la entrada en vigor del T-MEC, prevista inicialmente para el 1 de junio de 2020. En México, algunos sectores se han sumado a este llamado. Las afectaciones sobre las cadenas de suministro son el principal obstáculo al que se enfrentan para asegurar el cumplimiento de la nuevas disposiciones del tratado, sobre todo para el sector automotriz. A ello habría que sumarle el entorno de incertidumbre económica que se encuentra en niveles históricos, de acuerdo con el Índice de Incertidumbre Mundial del FMI.

 Ante la pandemia, es previsible que el proceso de implementación del T-MEC en los tres países tome más tiempo de lo planeado, sobre todo a partir del aplazamiento de las notificaciones requeridas para activar el proceso de entrada en vigor. No obstante, los socios norteamericanos deberán buscar alternativas para que el tratado pueda estar vigente durante el tercer trimestre del año.

 Mientras tanto, es previsible que el T-MEC comience a funcionar en un contexto de crisis económica mundial post-pandemia, poniendo a prueba su capacidad para reconfigurar las cadenas globales de valor, dar certidumbre al comercio y las inversiones regionales, además de servir como plataforma para la generación de nuevos empleos en los tres países.

» » » @jorgeoarmijo « « «

 

El COVID-19 ha puesto una especie de lente magnificador sobre las cadenas globales de valor (CGV). La rapidez con la que se expandió globalmente, y su amplia capacidad de “contagio” económico, hicieron visible el complejo balance sobre el que operan las CGV y el alto riesgo que implica para la manufactura global depender de proveedores concentrados en una misma ubicación geográfica. A la luz de esta experiencia, algunos gobiernos podrían buscar control sobre las cadenas de suministro de bienes esenciales y ciertas industrias podrían optar por sacrificar la eficiencia del Just-In-Time, para regresar a esquemas de inventarios y de suministro “seguros”. Ya podemos ver algunas señales al respecto:

Gobiernos, negocios y consumidores somos hoy más conscientes de la importancia de las CGV. Esto podría detonar el interés de diversos actores por hacer pública su estructura, lo que abriría paso a la posibilidad de que aspectos políticos o de seguridad influyan por sobre los de eficiencia económica, en su conformación. Esto no es pura especulación. A principios de este mes, se presentó en el Senado de Estados Unidos, una iniciativa de ley para transparentar las cadenas de suministro basadas en la provincia china de Xinjiang. Después de COVID-19, las CGV no volverán al backstage de la economía; ocuparán un lugar central en las decisiones de política pública por venir.

» » » @ros4ngel « « «

 

La cadena de suministro de alimentos está viviendo tiempos complejos con el estado de alarma por el coronavirus. Tan solo bastó con que se hiciera viral un video de ciudadanos australianos acabando con el papel de higiénico de los estantes de un supermercado para que el pánico por el desabasto se hiciera global y miles de personas, sin importar nacionalidad (ni el avance de la enfermedad en su país) corrieran a abastecerse de todo lo imaginable. Y ese inusual ritmo de consumo, por tiempo indefinido (al no tener claro cuándo terminará la crisis sanitaria), podría ocasionar un colapso en el sistema usual de abasto de alimentos. 

Vale la pena recordar que el coronavirus es considerado una pandemia y que podría afectar en menor o mayor medida a muchos de los países que nos abastecen de  alimentos y que, derivado de esto, la situación podría estar siendo también complicada para todas las empresas que producen y transportan los alimentos a nuestro supermercado más cercano. 

Y ¿cómo vamos con la autosuficiencia alimentaria en tiempos de COVID-19? Pues según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), México compra en los mercados internacionales 43% de los alimentos que consume, y es el segundo país importador de alimentos per cápita, después de Japón.

En esta crisis sanitaria y económica, resulta una oportunidad para promover el consumo de alimentos producidos localmente, eso ayudaría a nuestra comunidad productora y estimularía la economía local. Además, procuremos evitar el consumo de alimentos ultraprocesados, que solo disparan la obesidad y la diabetes, esa epidemia local con la que hemos venido lidiando desde hace muchos años y que nos vuelve profundamente vulnerables a enfermedades infecciosas como el COVID-19. 

De paso, no olvidemos apoyar el esfuerzo de muchas de las organizaciones de la sociedad civil en la promoción del etiquetado frontal de alimentos, medida destinada a ayudar a los consumidores a tomar mejores decisiones de compra en relación con su salud.

» » » @apsandovalm « « «

 

El comercio de bienes y servicios representa un papel de gran importancia en la sociedad. El abastecimiento de bienes de primera necesidad como lo son los medicamentos y servicios médicos, en este momento son de crítico interés ante el  problema de salud pública que nos acontece.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) es un foro que sirve para que los Miembros intercambien puntos de vista sobre políticas públicas relacionadas con el comercio de bienes y servicios, por lo que no habría de causar extrañeza que, derivado de la crisis sanitaria, la Organización haya recibido notificaciones[1] sobre medidas comerciales adoptadas por los Miembros en respuesta al brote de COVID-19.

Los Miembros de la OMC tienen la libertad de determinar las medidas pertinentes para salvaguardar la salud y la vida de las personas. Entre ellas se encuentran la prohibición o restricciones cuantitativas a las importaciones o exportaciones, así como la implementación de licencias de importación ,sin que esto constituya “un medio de discriminación arbitrario o injustificable entre los países en que prevalezcan las mismas condiciones o una restricción encubierta al comercio internacional”[2].

Esta excepción general se establece tanto en el Artículo XX del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) de 1994, como en el Artículo XIV del Acuerdo General sobre Comercio de Servicios (GATS).

Además de éstos, diversos Acuerdos de la OMC, tales como el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio, el Acuerdo sobre la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias y el Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio, contemplan disposiciones para proteger la salud y seguridad pública, y  pueden ser adoptadas en situaciones críticas como la ahora acontecida con la pandemia del COVID-19 .

______________

[1] Notificaciones de Albania, Argentina, Brasil, Canadá, China, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, India, Marruecos, Paraguay, República Kirguisa, Suiza, Unión Europea y Uruguay a la OMC hasta el 29 de marzo de 2020. https://www.wto.org/english/tratop_e/covid19_e/covid_measures_e.pdf

[2] Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1994, Artículo XX.

» » » @vane_cam03 « « «

 

En los años recientes, con el desarrollo de nuevas tecnologías como el blockchain y los contratos inteligentes, la comunidad de comercio internacional ha hecho eco del potencial disruptivo de su implementación en las operaciones de comercio internacional. La mayoría de estas voces ha manifestado abiertamente su creencia en los potenciales beneficios de tecnologías en la eficientización de procesos comerciales internacionales. Incluso, hay quienes dicen, marcarán un cambio de paradigma.

Sin embargo, este optimismo no se ha acompañado del mismo número de iniciativas, las cuales, en realidad, han sido pocas (aunque cabe decir, positivas). La implementación de estas tecnologías implica la realización de inversión en capital financiero y humano; así como asumir el riesgo de no ver retornos. Es comprensible que sean pocos los que pueden y quieren asumir este riesgo.

La presente crisis de salud está planteando un panorama sin precedentes. Con más de un tercio de la población mundial alejada de los centros tradicionales de actividad económica (puede usted revisar cualquier nota al respecto en los medios), las tecnologías que permitan llevar a cabo transacciones comerciales internacionales a distancia, de manera impersonal, con altos estándares de transparencia y certidumbre legal, dejan de parecer una apuesta por lo nuevo y se asemejan más a una necesidad.

Si algo está siendo evidente en estos períodos difíciles, es que, pase lo que pase, desafortunadamente la actividad económica no puede parar. Más aún, bajo estas circunstancias la eficiencia en las operaciones se vuelve vital. Y no, no me refiero querido lector, a que toda restricción regulatoria debe ser eliminada, pues sería tirar la bañera con todo y niño.  Este escenario nos muestra que debemos acelerar el cambio de la operación en el plano físico al plano totalmente digital. Hoy, el COVID-19 muestra que hasta una simple copia fotostática se puede convertir en una operación de riesgo. Debemos aprovechar la sinergía en el ánimo de incrementar la cooperación y el avance hacia la digitalización que la presente crisi genera.

» » » @Yolloyeztzin « « «

 

En un mundo donde la llamada “economía de los servicios” representa alrededor del 69% del PIB mundial, y el comercio internacional de servicios representan alrededor del 7% del PIB mundial, es de esperarse que el COVID-19 impacte directamente al comercio de servicios de manera inmediata, pero, ¿de qué magnitudes será este impacto? ¿cuáles serán los sectores más afectados?. 

De acuerdo con el barómetro del comercio mundial de servicios de la Organización Mundial del Comercio, el comercio mundial de servicios ya tendía a la baja durante el 2019, proyectando una disminución en la tasa de crecimiento de 4.7% en el primer trimestre a 2.8% en el tercer trimestre, cifra que muestra las primeras consecuencias que tuvo el COVID-19 en la economía mundial.

Según la OMC, los servicios que tuvieron una mayor disminución hacia finales del 2019, fueron el transporte aéreo de pasajeros, cuyo efecto no solo abarcó al continente asiático, sino también América del Norte, América del Sur y Europa. En segunda instancia se encuentra el transporte marítimo de contenedores, cuya baja se debió a la disminución del comercio de bienes en la zona. Por otro lado, las transacciones financieras y los servicios de TIC se mostraron por debajo de la tendencia de crecimiento.

A pesar de las perspectivas un tanto tenebrosas en materia de comercio internacional, experiencias pasadas como la de la crisis de 2009 muestran que el impacto en el comercio internacional de servicios es relativamente menor al impacto que sufre el comercio mundial de mercancías. Sin embargo, en un contexto donde la “servificación” se encuentra cada vez más involucrada en la producción de incontables productos, este impacto podría ser un tanto diferente en esta ocasión. Al final del día solo nos restará observar detenidamente el impacto que tendrá el COVID-19 en este sector que prometía un importante crecimiento, no obstante, podemos estar seguros que seguirá siendo relevante después de que el caos haya llegado a su fin.

» » » @JorgeJorgeapm1 « « «

 

[Proyecto coordinado por Renata Zilli, con la participación de Alcira Gómez, Jorge O. Armijo, Rosángel Hernández, Ana Paula Sandoval, Vanessa R. Camarillo, Yolloyeztzin Díaz y Jorge Pérez]
La Seguridad Nacional y la OMC

La Seguridad Nacional y la OMC

Por Vanessa R. Camarillo

Uno de los elementos más destacables de la Organización Mundial del Comercio (OMC) es  que cuenta con un sistema jurisdiccional interno en el que los Miembros pueden dirimir sus diferencias en materia comercial. Una diferencia surge cuando un Miembro de la OMC considera que otro está infringiendo uno o varios de los acuerdos negociados en el marco de la organización.

Así, el mecanismo de solución de diferencias de la OMC se erige como un elemento central para el pleno funcionamiento del sistema multilateral del comercio. Al día de hoy este mecanismo ha sido usado en 586 ocasiones desde su implementación en enero de 1995[1].

Ahora bien, el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1994 (GATT de 1994) prevé obligaciones y derechos para regular y liberalizar el comercio, lo que acota la esfera de acción de los Miembros en su formulación de estrategias o instrumentos de política comercial. No obstante, el mismo GATT de 1994 incluye normas de excepción que sirven para justificar una infracción de cualquier disposición de los acuerdos abarcados. Este es el caso de los artículos XX y XXI de dicho ordenamiento, los cuales estipulan excepciones para alcanzar objetivos legítimos que no son necesariamente de naturaleza económica y/o comercial.

Las medidas impuestas por un Miembro al amparo del artículo XX del GATT de 1994 deben cumplir con los requisitos enlistados en los literales a) a j) del mismo. Dicho artículo es el reflejo del reconocimiento al derecho de los Miembros de velar por sus intereses legítimos, entre los que podríamos mencionar preservar la salud y la vida de las personas, la moral pública, el medioambiente, etc.

Por otro lado, el artículo XXI del GATT de 1994[2], es una excepción que comprende medidas adoptadas por cuestiones de seguridad nacional. Conforme a dicha disposición, los Miembros tienen el derecho de apartarse de los compromisos contraídos en los acuerdos de la OMC en virtud de proteger los intereses esenciales relacionados con su seguridad nacional. Ante la enorme complejidad de definir un concepto tan ambiguo como “seguridad nacional” y los subsecuentes problemas que traería su interpretación, el tema de la aplicación del artículo XXI mantuvo un bajo perfil en la Organización hasta fechas recientes.

El 14 de septiembre de 2016, Ucrania solicitó la celebración de consultas con Rusia[3] en relación a varias restricciones y prohibiciones que le fueron impuestas al tráfico en tránsito procedente de Ucrania hacia Kazajstán y la República Kirguisa pasando por Rusia.

En respuesta, Rusia manifestó que las medidas adoptadas fueron necesarias para la protección de sus intereses esenciales de seguridad nacional, derivado de la grave tensión internacional que se produjo entre dichos Miembros, por lo que invocó la disposición del artículo XXI del GATT de 1994. Este caso fue la primera vez que un Grupo Especial emitió un informe respecto a una excepción de seguridad nacional.

En dicho asunto, el Grupo Especial constató que los grupos especiales de la OMC tienen jurisdicción para examinar medidas invocadas bajo el artículo XXI, por lo que analizó si Rusia había cumplido con los requisitos necesarios para invocar dicha disposición en relación con las medidas en litigio. El Grupo Especial determinó que “en general se deja en manos de cada Miembro definir lo que considera que son los intereses esenciales de su seguridad”[4]. Pero igualmente señaló que esto no le otorga la plena libertad a un Miembro para que “cualquier preocupación” pueda ser considerada de interés esencial para la seguridad. Finalmente, el Grupo Especial reconoció que si las medidas adoptadas por Rusia hubieran sido adoptadas en “tiempos normales” Ucrania habría acreditado prima facie que las medidas en litigio eran incompatibles con las obligaciones del GATT de 1994[5].

Rusia no ha sido el único Miembro en invocar dicho numeral. Estados Unidos (EE.UU.) inició una investigación bajo la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962 que autoriza al Presidente a imponer restricciones basadas en decisiones adoptadas por el Departamento de Comercio respecto a productos que están siendo importados y afectan la seguridad nacional. Derivado de dicha investigación EE.UU. comenzó a aplicar un arancel adicional del 25% sobre los productos de acero y 10% sobre los productos de aluminio.

Debido a las medidas impuestas por EE.UU., China[6], India[7], la Unión Europea[8], Canadá[9], México[10], Noruega[11], Rusia[12], Suiza[13] y Turquía[14] iniciaron casos en contra de las medidas estadounidenses impuestas a la importación de productos de acero y aluminio.

En otro caso, Qatar inició solicitud de consultas con los Emiratos Árabes Unidos[15], Bahrein[16] y Arabia Saudita[17] por medidas adoptadas relativas al comercio de mercancías, servicios y aspectos que afectan los derechos de propiedad intelectual. Debido a esto, Qatar ha impuesto medidas de retorsión unilaterales contra dichos Miembros, ya que manifiestan haber adoptado las medidas para proteger sus intereses en materia de seguridad nacional.

Esta situación abre un nuevo paradigma para el sistema multilateral de comercio, ya que la creciente tendencia de justificar una medida argumentando intereses de seguridad nacional crea una gran incertidumbre entre los Miembros y coloca a los grupos especiales ante la difícil tarea de intentar definir la seguridad nacional al emitir los informes resultantes de cada uno de los asuntos.


[1] Lista cronológica de las diferencias, Organización Mundial del Comercio, disponible en: https://www.wto.org/spanish/tratop_s/dispu_s/dispu_status_s.htm

[2] Artículo XXI: Excepciones relativas a la seguridad

No deberá interpretarse ninguna disposición del presente Acuerdo en el sentido de que:

a)     imponga a una parte contratante la obligación de suministrar informaciones cuya divulgación sería, a su juicio, contraria a los intereses esenciales de su seguridad; o

b)    impida a una parte contratante la adopción de todas las medidas que estime necesarias para la protección de los intereses esenciales de su seguridad, relativas:

i)      a las materias fisionables o a aquellas que sirvan para su fabricación;

ii)     al tráfico de armas, municiones y material de guerra, y a todo comercio de otros artículos y material destinados directa o indirectamente a asegurar el abastecimiento de las fuerzas armadas;

iii)   a las aplicadas en tiempos de guerra o en caso de grave tensión internacional; o

c)     impida a una parte contratante la adopción de medidas en cumplimiento de las obligaciones por ella contraídas en virtud de la Carta de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz y de la seguridad internacionales.

[3] Rusia — Tráfico en tránsito (WT/DS512/1)

[4] Rusia — Tráfico en tránsito (WT/DS512/R para. 7.131)

[5] Ídem (para 8.2)

[6] Estados Unidos — Productos de acero y aluminio (China) (WT/DS544/1)

[7] Estados Unidos — Productos de acero y aluminio (India) (WT/DS547/1)

[8] Estados Unidos — Productos de acero y aluminio (Unión Europea) (WT/DS548/1)

[9] Estados Unidos — Productos de acero y aluminio (Canadá) (WT/DS550/1)

[10] Estados Unidos — Productos de acero y aluminio (México) (WT/DS551/1)

[11] Estados Unidos — Productos de acero y aluminio (Noruega) (WT/DS552/1)

[12] Estados Unidos — Productos de acero y aluminio (Rusia) (WT/DS554/1)

[13] Estados Unidos — Productos de acero y aluminio (Suiza) (WT/DS556/1)

[14] Estados Unidos — Productos de acero y aluminio (Turquía) (WT/DS564/1)

[15] Emiratos Árabes Unidos — Mercancías, servicios y derechos de propiedad intelectual (WT/DS526/1)

[16] Bahrein — Mercancías, servicios y derechos de propiedad intelectual (WT/DS527/1)

[17] Arabia Saudita — Mercancías, servicios y derechos de propiedad intelectual (WT/DS528/1)

¿Qué puede hacer México para expandir los beneficios del comercio a su población?

¿Qué puede hacer México para expandir los beneficios del comercio a su población?

Por Ana Isadora López

A pesar de la evidente relación directa entre crecimiento y comercio, la distribución inequitativa es una cuestión estructural que limita los beneficios del comercio en grupos de la población por actividad, ingreso o región.

Organizaciones internacionales han concluido incontables veces que los gobiernos deben actuar en múltiples ejes de forma simultánea, reconociendo que el impacto del comercio global en la población depende tanto de la política interna y el grado de cooperación económica internacional.

Desde la transición de México hacia una economía abierta, el país ha mantenido una política macroeconómica sólida y saludable consolidado su liderazgo en la arena internacional. Aun así, las políticas nacionales se encuentran desfasadas, si bien el paquete de reformas  (energética, financiera, educación) establecieron un marco de referencia para progresar en las distintas aristas, las esferas políticas, culturales, ideológicas y circunstancias inherentes representan barreras a la plena implementación.

El conjunto de elementos de acceso a servicios, educación, innovación y cadenas globales de valor representan los insumos de un circulo virtuoso para que México logre promover el desarrollo sustentable y mantener la competitividad que lo caracteriza como socio clave en cadenas de valor de América del Norte.

Acceso a servicios. Liberalización de sectores estratégicos brindando acceso al grueso de la población, por ejemplo, mediante la apertura de servicios de telecomunicaciones los residentes podrán aprovechar las ventajas del acceso a las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), incrementando el uso de plataformas educativas lo cual certeramente enriquecería la formación profesional de sus habitantes.

Educación. la automatización ha generado la necesidad de especialización. En un entorno competitivo donde los salarios tienden a bajar, la educación debe ser la prioridad en la política nacional con el fin de asegurar el propicio desarrollo profesional de la fuerza laboral. Como se menciona previamente, las TIC son recursos que los gobiernos deberían adoptar para ofrecer herramientas accesibles e interactivas para la especialización y promover específicamente disciplinas científicas. Los servicios basados en el conocimiento, representados por el uso de las TIC y servicios profesionales son una realidad latente, vital para la innovación.

Innovación. posterior al establecimiento de acceso total a las TIC e implementación de políticas educativas que promuevan el uso de dichas aplicaciones para fines de formación, se consolida una fuerza laboral calificada, de acuerdo a las necesidades de una revolución tecnológica la cual genera el aumento de competitividad del país creando un ambiente adecuado basado en Asociaciones Público Privadas, Acuerdos de Colaboración con Universidades y Centros de Investigación.

Cadenas Globales de Valor. México requiere incrementar su competitividad en los rubros previos de manera gradual para mantener su relevancia como actores clave en cadenas globales de valor. El sector manufacturero se ha orientado a la exportaciones e incrementado constantemente durante las últimas dos décadas reflejando cadenas de valor relativamente maduras en la región del TLCAN, sin embargo, el contenido de servicios de las exportaciones totales en México (37.8%) fue el segundo más bajo en la OCDE en 2011.

México se ha consolidado en el sector manufacturero sin embargo progresará de una manera más distributiva si se incorpora en la región como sede de servicios basados en conocimiento en cadenas globales de valor. Los beneficios secundarios de estos sectores impulsarán el desarrollo y el bienestar.